Inicio Autora Libros BSO/ Soundtrack Galería multimedia Opiniones Contacto/ Tuiteo Choose your language ˇConoce más detalles sobre El último pitillo!
Entrevista para el Rincón de la Novela Romántica (primer portal en lengua española especializado exclusivamente en novela romántica que fue creado en el año 2002). http://www.rnovelaromantica.com/ Con motivo de la publicación del libro de Covadonga López Iglesias, El último pitillo, hemos querido  contactar con su autora para que nos hable de su obra y nos cuente de primera mano los entresijos de esta historia. ¿Qué nos puedes contar sobre la trama de este libro?  La novela se desarrolla en varias ciudades alemanas. Comienza en Marburgo, una pequeña ciudad en  el estado federado de Hesse donde se encuentra la más antigua de las universidades protestantes del  mundo.  Allí habita la primera de las protagonistas, Sofía, con su marido (Robert) y su hijo (Moritz). Junto a  Robert, con el que lleva casada desde su época universitaria, Sofía regenta la panadería que heredó  de sus abuelos. Su vida, carente de emociones fuertes y positivas, dista mucho de aquel futuro prometedor y exitoso  que ella se había imaginado cuando cursaba los estudios de la carrera. A pesar de que en el fondo  reconoce que debería valorar lo que tiene, varios golpes del destino la han convertido en una mujer  algo cínica y sarcástica. Es por este motivo que Sofía a veces experimenta esa necesidad imperiosa e incontrolable de evadirse  de su pasado, adaptando la identidad de una mujer libre y sin ataduras y olvidándose así de sus  obligaciones y tragedias. A medida que avanza la novela, los lectores empezarán a conocer más detalles sobre las  circunstancias que han provocado que Sofía se haya transformado en esa persona con un carácter  ligeramente mordaz que es ahora.  La historia continúa en Hamburgo, donde vive la segunda de las protagonistas, Suzanne. A pesar de  tener 32 años, Suzanne sigue siendo toda una niña de papá. En realidad, no tendría necesidad alguna  de trabajar, pero lo hace porque le apasiona el mundo de la moda. A diferencia de Sofía, Suzanne es  soltera, y su otra gran pasión es la búsqueda inexorable de su príncipe azul, que cree encontrar en su  vecino Philipp del que se enamora perdidamente. Suzanne ingeniará mil y un planes para conseguir  que su amor sea correspondido.  La tercera protagonista, Christine, vive en Berlín. Motivada por una tragedia sufrida, Christine se  licenció en Medicina. Mientras trabaja como internista en una clínica privada, sueña con el día en el  que le concedan un puesto en el célebre Instituto Robert Koch, donde investigar sobre la vacuna capaz de erradicar el terrible virus del Ébola que le arrebató a su madre cuando ella apenas era una  adolescente. No obstante, Christine conocerá a alguien en la clínica que le trastocará todos sus planes y que le hará plantearse si lo que ella siempre había creído que debía hacer, es lo que realmente le  reportara la felicidad buscada. En Frankfurt vive Ana, la última protagonista. Ana estudia Ciencias Políticas y aunque también tiene  grandes ambiciones de llegar a ser alguien importante en esta vida, no dedica todo su tiempo a  estudiar. Pese a que en un primer momento parezca que la novela narre la historia de cuatro chicas jóvenes  que no tienen nada más en común que las ganas de divertirse y sus grandes proyectos profesionales  durante su juventud, a medida que avanza la historia, graciosas anécdotas irán revelando a los  lectores un pasado común de las cuatro protagonistas. Al igual que en el resto de historias dentro del género chick lit, la búsqueda del hombre perfecto es la  constante en "El último pitillo", pero también otros valores como la amistad entre mujeres juegan un  papel muy relevante en mi novela.  ¿A qué tipo de lectores románticos va dirigida?  Mi novela está dirigida principalmente a mujeres entre los veinte y cuarenta años, independientes,  modernas, trabajadoras y desinhibidas en la cuestión del sexo. Me refiero a aquellas mujeres que se  ven obligadas a lidiar diariamente con las contrariedades y el estrés que surge de compaginar  simultáneamente el área laboral con la vida personal a la vez que buscan la pareja sentimental  soñada. Sin embargo, pienso que cualquiera que quiera pasar un buen rato puede leer mi novela, ya que mi  libro, además de divertidísimo, es ingenioso. Y si se lee con la atención con la que me gustaría lo  leyeran mis lectores, tiene un mensaje nada banal de fondo.  ¿Cómo describirías a sus protagonistas?  Sofía es la protagonista a la que el destino ha tratado peor. Es quizás por ello que Sofía sea la más  madura de las cuatro. Está dividida; en el fondo sabe lo afortunada que puede sentirse con la segunda  oportunidad que la vida le ha concedido. Pero por otra parte, es incapaz de demostrarle a Robert su  amor o su satisfacción por lo que ambos poseen.  Suzanne tiene el carácter más despreocupado de las cuatro: es divertida, soñadora y aunque va a su  aire, en el fondo es una buena persona y una mejor amiga. Su objetivo último es el de encontrar a su  príncipe azul. La graciosa forma que tiene de convertir las relaciones de pareja en una verdadera  "ciencia", es su inconfundible rasgo de identidad.  Christine es luchadora y perseverante. Todos sus esfuerzos van dirigidos a alcanzar la meta que se  propuso cuando aún era una niña. Christine es la que demuestra que en esta vida uno no puede  planearlo todo. Hay que adaptarse a las circunstancias del momento y ser flexible. Adora a sus amigas  y su opinión o consejo es lo más importante para ella. Me gusta su forma de ver la vida y reflexionar  sobre ciertas cuestiones a las que uno a veces apenas da importancia. A pesar de que Ana, al igual que Suzanne, posea un carácter despreocupado, le gusta escuchar y  siempre sabe desempeñar la función adecuada: en su papel de hermana menor (relegada a un  segundo plano), tía cariñosa, cuñada perfecta, estudiante alocada y de divertida "caperucita roja". ¿Cuál es la mayor virtud y el peor defecto de los protagonistas?  La mayor virtud de las cuatro protagonistas es que incansablemente demuestran ser unas estupendas  amigas. Siempre están dispuestas a ayudarse y a apoyarse las unas a las otras en los momentos más  difíciles. Es contagioso y admirable su deseo de sacar el mayor jugo posible a la vida, así como el  nunca darse por vencidas y sus inextinguibles ganas de divertirse.  El defecto más grande que tienen es que se muestran incapaces de valorar por sí mismas todo lo  bueno que poseen en sus vidas. ¿Con qué pasaje de tu obra te gustaría que los lectores se emocionaran?  Hay muchos pasajes en la novela que emocionarán a los lectores. Sin embargo, la mayoría no pueden  ser mencionados aquí, puesto que haciéndolo descubriría elementos claves en el desarrollo y  desenlace de la historia. Por este motivo, he elegido uno al comienzo de la novela. Se trata del  momento en el que Sofía se plantea qué habría pasado si nunca hubiera conocido a Robert.  "Dos minutos era el tiempo que el microondas necesitaba para que la leche del Cola Cao de Moritz  alcanzara la temperatura perfecta. Dos minutos se pasan volando -la mayoría de las ocasiones-.  Cuando uno está leyendo un libro, en la playa tomando el sol, o en un café charlando con una amiga,  el tiempo corre tan deprisa. Pero mientras el plato del microondas giraba, Sofía recordó que dos  minutos, a veces, son una eternidad. Su percepción sobre aquellos dos minutos le vino de golpe a la  mente.  Corría el año 2002 y Sofía se encontraba en la cabina del cuarto de baño de la residencia esperando  leer el resultado del test de embarazo. Dos minutos era el tiempo necesario para conocer si aquella  noche con Robert iba a traer consecuencias de por vida. [...] El sonido de la campanilla del microondas, avisándola de que los dos minutos ya habían pasado, la  devolvió al tiempo real. La leche de Moritz ya estaba caliente, y cuando levantó su mirada, Sofía  descubrió a Robert que la estaba observando como si supiera exactamente lo que ella había estado  recordando durante esos dos minutos".  Asimismo, me gustaría que mis lectores escucharan la banda sonora que está en mi página web a  medida que vayan leyendo el libro. Ya que sí, mi libro no es silencioso, también tiene música. Me  parece importantísima, la música está en todas partes ¿por qué no en los libros? Todos tenemos una  canción que nos recuerda algo especial. Por este motivo, y al igual que en las películas la música es  fundamental, para describir perfectamente ciertas escenas he seleccionado una serie de canciones que mejor se adapten a esos determinados momentos.  ¿Nos puedes adelantar un párrafo de tu novela al que le tengas un especial cariño?  Me ha resultado muy difícil decantarme por un párrafo en particular, porque eso ha significado elegir a  una de las protagonistas y eso es complicado; yo las quiero a todas por igual. Pero quizás el párrafo  en el que Christine recuerda su experiencia cuando buscaba piso, es con el que yo me he reído una y  otra vez mientras estaba escribiendo la novela. "Nunca creyó que el infierno sufrido para encontrar un apartamento en Nueva York pudiera volver a  repetirse.[...] Incluso transcurridos más de diez años, a Christine aún le entraban sudores fríos  cuando recordaba la odisea vivida en aquella jungla.  Si bien es cierto que en Berlín no había vivido en apartamentos donde de pronto la policía irrumpía de  madrugada y efectuaba una redada porque en el edificio estaba ubicado un piso franco en el que se  llevaban a cabo toda serie de actividades delictivas e ilegales como el narcotráfico y la prostitución de  alto nivel. Y en donde, igualmente, la obligaban a desalojar su apartamento en pijama, para ser  finalmente entrevistada por periodistas incluso logrando aparecer en las televisadas Breaking news de  las 08:00 de la mañana del día siguiente.  Tampoco había vivido en Berlín en un antiguo garaje habilitado para sacar a becarios un dineral a  cambio de ofrecer una especie de zulo, con peligro de inundación, y donde después de una semana  inhalando gases de los tubos de escape de los coches que allí aparcaban, uno empezaba a sufrir  alucinaciones. [...] De la misma manera, en Berlín, ningún agente inmobiliario había intentado abusar  de ella cuando le mostraba pisos en barrios de dudosa seguridad.  Pero lo que sí le habían enseñado en Berlín, había sido un piso donde no cabía la menor duda de que  allí había habido "fiesta". La cama estaba deshecha y las sábanas sucias. En la mesita de noche había  un cenicero lleno de colillas. Christine no era el teniente Colombo, pero aquellas copas de vino a  medio terminar y los boles con resto de patatas fritas esparcidos allá donde miraras indicaban  claramente que allí una pareja se lo había montado recientemente.  Sin embargo, no era esa imagen lo que más chocó a Christine -a quien ya poco le podía sorprender-,  sino el hecho de que a la propietaria parecía no darle vergüenza mostrar así una casa y pedir por ella  un potosí. "¿Dónde está la cámara oculta?", pensaba Christine. Pero se daba cuenta de que no era  broma, que realmente hay gente que vive así. Nunca se sabe lo que se esconde detrás de una buena  fachada, admitía Christine".   http://www.rnovelaromantica.com/index.php/articulos-y-noticias/todos-los-articulos/item/covadonga-lopez-iglesias-nos-  habla-de-su-libro-el-ultimo-pitillo